En los últimos cinco años, Arequipa se ha visto beneficiada de grandes oportunidades de desarrollo. Según los analistas económicos, si la ciudad concreta los proyectos de megainversión en rubros y sectores estratégicos, la Ciudad Blanca encabezará los índices de rentabilidad, empleabilidad y desarrollo a nivel nacional.

Ante esta perspectiva alentadora, desde todo punto de vista, los ciudadanos de la región tenemos un mejor futuro asegurado. Sin embargo, ¿Cómo podríamos mejorar los estándares de lectura, educación y cultura respaldados en el gran crecimiento económico de nuestra región?

Los arequipeños tenemos también la responsabilidad de fomentar y alentar todos los espacios que impulsen estos aspectos formativos entre nuestros niños y jóvenes para que estén mejor preparados ante los retos que suscitan la inversión, la tecnología y la globalización.

Una de las iniciativas para que Arequipa se transforme en lumbrera de desarrollo cultural es la Feria Internacional del Libro. Una magnífica iniciativa que nació por la sinergia de las principales universidades arequipeñas y de cuatro centros culturales binacionales que funcionan en la ciudad.

La primera edición de la FIL Arequipa 2009, contó la participación de 33 editoriales nacionales e internacionales, 10 mil títulos en exposición, acercando a 56 escritores –nacionales e internacionales- y presentando 77 nuevos libros. Además recibió a 85 mil arequipeños y generó más de medio millón de soles en ventas.